domingo, 16 de diciembre de 2012

Baloncesto es sentimiento


Las sensaciones que me despierta este deporte son infinitas.

Anoche, tumbado, relajado, casi dormido, esperando el #RickyReturns (http://espanolesnba-twitter.blogspot.com.es/2012/12/ricky-mr-ooooooh-rubio-ha-vuelto.html), fue ver a nuestra estrella pisar la cancha y subirme la adrenalina como si fuera yo el que después de 9 meses volviera a vestirse de jugador de baloncesto. Adiós al sueño que me perseguía.

Expectante. Preocupado porque todo saliera bien. Preocupado porque nadie tocara esa rodilla, porque no pasase nada malo. Como si fuera la mía… Preocupado por comprobar si volvería a ver al Ricky de la temporada pasada o si el “nuevo” Ricky jugaría temeroso por su primera, y espero que última, gran lesión de su carrera.

Tras las primeras jugadas, y viendo que “Ricky era Ricky”, llegaba el momento de relajarme de nuevo y disfrutar de su magia. A cada persona le pasa con un jugador distinto. Con él en pista siempre espero algo que me haga sentir ese “ooooooh” que está dando banda sonora a la película que Ricky está grabando en la NBA.

Ahora, sentado, escribiendo estas líneas, el baloncesto me está haciendo pasar un mal día. Da igual en la categoría que juegues. Da igual si juegas en NBA, ACB, LEB, EBA, 1ª Nacional, Provincial, Liga Municipal. Da igual que seas la estrella del equipo, el entrenador o el último del banquillo. Si sientes este deporte, no te quedas impasible ante la derrota. No puedes evitar sentir tristeza, decepción, enfado, rabia o impotencia. No puedes evitar pensar “qué puedo hacer para…”

Y es que todo se resume, para mi, en tres palabras: baloncesto es sentimiento.


@espanolesnba

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada